Cabify anuncia su intención de "intentar" operar en Mallorca, Canarias y, Ceuta y Melilla

Este es un sitio web satírico. No lo tomes en serio. Es una broma.

2059 60980 Compartes

La reciente huída de Cabify de Barcelona, al exigirle esta comunidad autónoma cumplir la legislación vigente en materia VTC a nivel nacional, no impedirá el enésimo intento de dicha compañia de crear su monopolio dentro de el que actualmente es un transporte público, de interés general y por tanto de todos los españoles; nuestro servicio público de toda la vida llamado Taxi, esta vez en otras provincias.
Su afán de engaño a la sociedad no tiene límites. Amparados en lo que ellos llaman "economia colaborativa" la cuál, está basada en explotar a trabajadores con una media de 70 u 80 horas semanas y un sueldo base de 800€. Esta, al parecer, es aceptada en su mayoría por, alrededor de un 90 de conductores "inmigrantes" los cuales han manifestado de forma muy rotunda su rechazo a la sociedad española en enfrentamientos con taxistas en Madrid o Barcelona, literalmente mediante expresiones cómo; "Españolitos de m***** hijos de p***" o, "os vamos a dejar sin trabajo", o yendo aún mas allá con frases cómo; "Os vamos a hundir en la miseria desde Sudamérica".
Al parecer los Smartphone, tan útiles para Cabify o Uber para intentar destruir un sector público en cualquier parte del mundo, también fueron de una utilidad muy valiosa para los taxistas, ya que muchas de estas manifestaciones pudieron ser grabadas en video y presentadas en los tribunales, demostrando que día tras día se incumplia la ley, a consciencia y de manera sistemática.
Dicho comportamiento es un reflejo total y absoluto de las intenciones de empresas como Cabify o Uber; Expoliar un servicio público a las administraciones locales y por tanto, privatizarlo, para luego aplicar "sus reglas". No hay que olvidar que cuando Uber se hizo con este mercado en San Francisco, acto seguido y "prácticamente" al día siguiente sus tarifas aumentaron de media un 50. Desde entonces la ciudadanía, "echa de menos" al taxi, con sus precios fijos y justos, marcados por la administración local siempre conforme al nivel de vida del ciudadano. Todo indica que su intención no es otra que la de dejar sin negocio a pequeños emprendedores y explotar a los trabajadores, casi siempre extranjeros y desconocedores de la cultura Europea, con condiciones infrahumanas, que son siempre aceptadas por estos, pero que empieza a ser rechazada por muchos Europeos, lo que es una muy buena señal ya que, al parecer, Europa se está empezando a dar cuenta; Dar cabida a este tipo de "lobbies" en nuestro entorno es sinónimo de empobrecimiento paulativo de la sociedad para enriquecer más aún si cabe, a "unos pocos" que además de cotizar en paraísos fiscales como Delaware (aumentando así sus ingresos personales a costa de empobrecer a la clase media), explotan a los trabajadores con condiciones mas propias del siglo XIX, que de los tiempos que corren.
A pesar del pequeño número de VTC en estas regiones españolas, Cabify anuncia su intención de intentar entrar a esto que ellos llaman "trabajar", según apuntan rumores desde la compañía, esta intención se basa en que dichas provincias disponen de "muchos inmigrantes", en su mayoria Marroquíes. Otros rumores apuntan a que podrían intentarlo en coalición con Uber.
Por el momento se desconoce el método que utilizarían, ya que una norma estatal obliga al cumplimiento de un ratio de 1/30 que ya está superado en todas las comunidades autónomas de España, sin excepción. Además de que, Canarias y Baleares se han "protegido" exigiendo y subrayando la ya conocida "precontratación" que incomprensiblemente, a pesar de no haber dejado de existir nunca, sí que dejó de aplicarse en Madrid, Barcelona o Málaga durante los últimos años, "olvidando" las administraciones cumplir una ley que siempre existió y por tanto, permitiendo que unos vehículos que no son Taxis, trabajaran como si lo fueran. Dicha precontratación siempre diferenció a un sector del otro y así pudieron mantener una competencia desde hace décadas, leal, justa y que permitía que cada vehículo trabajase dentro de su mercado, sin invadir al otro. Al parecer, Cabify y/o Uber no cesarán en sus intentos de destruir el sector, aunque no les quedará otra alternativa que incumplir una ley que ya empieza a ser "Vox populi"; LAS VTC NO SON TAXIS.

Este es un sitio web satírico. No lo tomes en serio. Es una broma.

loading Biewty