EL MISTERIO DE LA ANTIGUA VACUNA QUE PARECE PREVENIR LA COVID. Varios grupos científicos investigan si las inmunizaciones contra la tuberculosis, como la creada hace un siglo, tienen efectos secundarios que

Este es un sitio web satírico. No lo tomes en serio. Es una broma.

miércoles 28 septiembre 2059 17530 Compartes

En un tiempo en el que se plantea conseguir vacunas y tratamientos en menos de año y medio contra un virus, puede haber una protección eficaz para una infección bacteriana que mata humanos desde hace milenios. El antiviral remdesivir, que se diseñó pensando en el ébola, o la cloroquina, con la que se combaten la malaria y algunas enfermedades autoinmunes, se han dado a los pacientes con la esperanza de que aliviarían sus síntomas.
Lyubima Despotova, presidenta de la Sociedad Búlgara de Cuidados a Largo Plazo y Medicina Paliativa, señalaba una diferencia entre los países más afectados por el coronavirus y el uso de la vacuna BCG (Bacillus Calmette-Guérin) contra la tuberculosis.
La BCG desapareció de sus calendarios vacunales. Pero no de todos. En el Este de Europa, en Portugal y en Grecia se sigue utilizando. Todos tienen en común unas cifras menos dramáticas que las de sus vecinos europeos.
Un estudio del año 2000 en Guinea-Bisáu, estimaba que esta vacuna, sola o en combinación con otras, podía reducir la mortalidad por todas las causas entre un 30 y un 50 en niños de hasta 2 años.
Hace unos meses este virus empezó a expandirse velozmente desde China y a infectar todo su alrededor. Las causas se desconocen, pero la gente no deja de hacerse hipótesis de su origen. A día de hoy sigue siendo una locura todo, pero ya vemos el final del túnel.
Esta vacuna ya estaba creada mucho antes que el COVID-19, pero se cree que usándola contra este virus la tasa de infectados y muertes disminuiría un 40.

Este es un sitio web satírico. No lo tomes en serio. Es una broma.

loading Biewty